Visión del mercado

Éste es el secreto de China sobre su crecimiento

Si China parece entusiasmada con la tecnología verde, no debería sorprendernos: si no fuera por la energía limpia, su economía estaría mucho más aletargada.

El país ha estado invirtiendo toneladas de dinero en su sector ecológico en los últimos años, con especial énfasis en sus “tres nuevas” industrias: energía solar, baterías y vehículos eléctricos. Para poner la magnitud de la inversión en perspectiva, consideremos lo siguiente: China invirtió 890.000 millones de dólares en energías limpias el año pasado, casi tanto como el gasto mundial en combustibles fósiles. La inversión está dando sus frutos en el propio país, ya que el auge de la energía verde está dando un nuevo impulso al modelo económico chino basado en la inversión y está ayudando a llenar parcialmente el enorme vacío dejado por la contracción del sector inmobiliario.

El sector chino de las energías limpias (bloques naranja y rosa) aportó la cifra récord de 11,4 billones de yuanes (1,6 billones de dólares) a la producción económica de China en 2023, siendo las “tres nuevas” industrias las principales impulsoras (naranja), según el Centro de Investigación sobre Energía y Aire Limpio (CREA), con sede en Finlandia. Esto significa que todo el sector de las energías limpias (un paraguas en el que CREA también incluye la energía eólica y otras renovables, además de la energía nuclear, las redes eléctricas y los ferrocarriles) representó un asombroso 40% del crecimiento económico de China el año pasado.

Sin la contribución del sector de las energías limpias, la economía china habría crecido sólo un 3% el año pasado, en lugar de un 5,2%, según los cálculos de CREA. Y eso la habría dejado muy por debajo del objetivo de crecimiento del 5% fijado por el Gobierno, en un momento en que se intensifica la preocupación por las perspectivas económicas del país.

La inversión y sus beneficios han sido más que oportunos: El auge ecológico de China puede consolidar aún más la posición dominante del país en las cadenas de suministro de energías limpias. Es más, el auge sin precedentes de la fabricación que ha creado ya ha hecho bajar los precios de los paneles solares, los vehículos eléctricos, las baterías y otros productos. Esto, a su vez, podría fomentar una adopción más rápida de las tecnologías de energía limpia en todo el mundo.

Pero, por otro lado, la nueva dependencia de China de la economía verde podría plantear problemas si se acaba produciendo en exceso. Dicho de otro modo, la amenaza del exceso de capacidad significa que el aumento del gasto chino en energías limpias (y su modelo económico impulsado por la inversión en general) no puede continuar indefinidamente.

Fuente

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button