General

Israel libera a dos rehenes en Ráfah al amparo de un ataque aéreo


Niños palestinos inspeccionan el lugar de un ataque israelí contra una casa, en medio del actual conflicto entre Israel y el grupo islamista palestino Hamás, en Ráfah, en el sur de la Franja de Gaza. 12 de febrero de 2024. REUTERS/Ibraheem Abu Mustafa

Por Nidal al-Mughrabi y Emily Rose

DOHA/JERUSALÉN, 12 feb (Reuters) – Israel lanzó una operación de fuerzas especiales que liberó a dos rehenes israelíes en Ráfah en medio de ataques aéreos a primera hora del lunes, que según las autoridades sanitarias locales mataron a 37 personas e hirieron a decenas en la ciudad del sur de Gaza.

Una operación conjunta de las Fuerzas de Defensa de Israel, el servicio de seguridad interior israelí Shin Bet y la Unidad Especial de Policía en Ráfah liberó a Fernando Simon Marman, de 60 años, y Louis Hare, de 70, informó el ejército israelí.

Los dos hombres fueron secuestrados por Hamás en el kibutz Nir Yitzhak el 7 de octubre, dijo el ejército.

“Ha sido una operación muy compleja”, dijo el teniente coronel Richard Hecht, portavoz militar israelí. “Llevamos mucho tiempo trabajando en esta operación. Estábamos esperando las condiciones adecuadas”.

Los rehenes estaban retenidos en el segundo piso de un edificio que fue abierto con una carga explosiva durante el asalto, en el que se produjeron intensos intercambios de disparos con los edificios colindantes, dijo Hecht.

“Estoy muy contento de anunciar que esta noche dos rehenes liberados han aterrizado aquí, en el centro médico Sheba, el mayor hospital de Israel”, dijo el profesor Arnon Afek, director del hospital general Sheba. “Fueron recibidos en nuestras urgencias y nuestro personal de urgencias les realizó los exámenes iniciales y se encuentran en estado estable y están siendo atendidos”.

El ejército israelí dijo que el ataque aéreo sobre Ráfah coincidió con la incursión para permitir la retirada de sus fuerzas.

Los ataques aéreos causaron pánico generalizado en Ráfah, ya que muchas personas estaban durmiendo cuando comenzaron los ataques, dijeron residentes contactados por Reuters utilizando una aplicación de chat. Algunos temían que Israel hubiera iniciado su ofensiva terrestre en Ráfah.

Aviones, tanques y barcos israelíes participaron en los ataques, que alcanzaron dos mezquitas y varias casas, según residentes.

Hamás afirmó en un comunicado que el ataque a Ráfah era la continuación de una “guerra genocida” y de los intentos de desplazamiento forzoso que Israel ha emprendido contra el pueblo palestino.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dijo el domingo al primer ministro, Benjamin Netanyahu, que Israel no debería lanzar una operación militar en Ráfah sin un plan creíble que garantice la seguridad del aproximadamente millón de personas refugiadas allí, según la Casa Blanca.

Las agencias de ayuda afirman que un asalto a Ráfah sería catastrófico. Es el último lugar relativamente seguro en un enclave devastado por la ofensiva militar israelí.

Biden y Netanyahu hablaron durante unos 45 minutos, días después de que el dirigente estadounidense dijera que la respuesta militar de Israel en la Franja de Gaza había sido “exagerada” y expresara su grave preocupación por el creciente número de víctimas civiles en el enclave palestino.

La oficina de Netanyahu dijo que había ordenado al ejército que elaborara un plan para evacuar Ráfah y destruir cuatro batallones de Hamás que, afirma, están desplegados allí.

Los milicianos de Hamás mataron a 1.200 personas en el sur de Israel y secuestraron al menos a 250 en su incursión del 7 de octubre, según los recuentos israelíes. Israel ha respondido con un asalto militar a la Franja de Gaza que ha matado a más de 28.000 palestinos, según el Ministerio de Sanidad dirigido por Hamás.

Netanyahu afirmó en una entrevista emitida el domingo que “suficientes” de los 132 rehenes israelíes retenidos en Gaza estaban vivos para para justificar la guerra de Israel en la región.

La cadena de televisión Aqsa, dirigida por Hamás, citó el domingo a un alto dirigente de Hamás, quien afirmó que cualquier ofensiva terrestre israelí en Ráfah haría “saltar por los aires” las negociaciones para el intercambio de rehenes.

Egipto advirtió el domingo de las “terribles consecuencias” de un posible asalto militar israelí a Ráfah, cerca de su frontera.

“Egipto hizo un llamamiento a la necesidad de aunar todos los esfuerzos internacionales y regionales para impedir que se tome como objetivo la ciudad palestina de Ráfah”, añadió su ministerio de Asuntos Exteriores en un comunicado.

(Reporte de Nidal al-Mughrabi en Doha, Emily Rose en Jerusalén y las redacciones de Reuters; escrito por Michael Perry; editado en español por Benjamín Mejías Valencia)

Fuente

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button