Coronavirus

Las restricciones chinas para contener el COVID-19 provocan frustración


FOTO DE ARCHIVO. Un trabajador de prevención lleva un traje de protección mientras la gente hace cola para hacerse las pruebas con hisopos en una cabina de análisis mientras continúan los brotes de la enfermedad por coronavirus (COVID-19) en Pekín, C

 

AAPL
-1,57%

Añadir/Eliminar de la cartera

Añadir a mi lista de seguimiento

Añadir posición

Posición añadida con éxito a:

Introduzca un nombre para su cartera de posiciones

Tipo:

Compra
Venta

Fecha:

 

Cantidad:

Precio

Valor del punto:


Apalancamiento:

1:1
1:10
1:25
1:50
1:100
1:200
1:400
1:500
1:1000

Comisión:


 

Crear una nueva lista de seguimiento
Crear

Crear nueva cartera de posiciones
Añadir
Crear

+ Añadir otra posición
Cerrar

2354
+0,20%

Añadir/Eliminar de la cartera

Añadir a mi lista de seguimiento

Añadir posición

Posición añadida con éxito a:

Introduzca un nombre para su cartera de posiciones

Tipo:

Compra
Venta

Fecha:

 

Cantidad:

Precio

Valor del punto:


Apalancamiento:

1:1
1:10
1:25
1:50
1:100
1:200
1:400
1:500
1:1000

Comisión:


 

Crear una nueva lista de seguimiento
Crear

Crear nueva cartera de posiciones
Añadir
Crear

+ Añadir otra posición
Cerrar

TWTR
+0,00%

Añadir/Eliminar de la cartera

Añadir a mi lista de seguimiento

Añadir posición

Posición añadida con éxito a:

Introduzca un nombre para su cartera de posiciones

Tipo:

Compra
Venta

Fecha:

 

Cantidad:

Precio

Valor del punto:


Apalancamiento:

1:1
1:10
1:25
1:50
1:100
1:200
1:400
1:500
1:1000

Comisión:


 

Crear una nueva lista de seguimiento
Crear

Crear nueva cartera de posiciones
Añadir
Crear

+ Añadir otra posición
Cerrar

Por Martin Quin Pollard y Liz Lee

PEKÍN, 25 nov (Reuters) – La frustración se ha hecho sentir en China entre los residentes y los grupos empresariales que se enfrentan a un control más estricto frente al COVID-19, mientras el país registró el viernes otro máximo histórico de infecciones diarias, apenas unas semanas después de que se esperara que las medidas se suavizaran.

El resurgimiento de los casos de COVID-19 en China, con 32.695 nuevas infecciones locales registradas el jueves mientras numerosas ciudades informan de brotes, ha provocado confinamientos generalizados y otras restricciones a la circulación y a los negocios, así como reacciones en contra.

La Cámara de Comercio Francesa en China ha pedido a las autoridades que apliquen correctamente las medidas de “optimización” del COVID-19 anunciadas hace dos semanas, en un comunicado ampliamente compartido en redes sociales después de que la embajada francesa la publicara el jueves en su cuenta de Weibo, una red social similar a Twitter (NYSE:TWTR).

Las 20 medidas, que incluyen la reducción de las cuarentenas y otras medidas más específicas, habían “dado esperanzas” a las empresas francesas para aumentar el comercio bilateral y los intercambios económicos, pero “las buenas políticas también deben aplicarse de manera uniforme y sin añadir capas de otras políticas contradictorias”, dice el comunicado de la cámara.

El anuncio de las 20 medidas, justo cuando el aumento de los casos ha provocado una respuesta cada vez más contundente en el marco del estricto enfoque chino de “cero contagios”, ha provocado una confusión e incertidumbre generalizadas en las grandes ciudades, incluida Pekín, donde muchos residentes están encerrados en casa.

En la mayor fábrica de iPhone del mundo, situada en Zhengzhou, más de 20.000 nuevos empleados se han marchado tras los disturbios de los trabajadores provocados por el COVID-19 esta semana, lo que ha puesto en peligro aún más la producción de la planta del proveedor de Apple (NASDAQ:AAPL), Foxconn (TW:2354), en esa localidad, según un reporte Reuters el viernes.

Las referencias a un discurso de un hombre en la ciudad suroccidental de Chongqing que pedía que el Gobierno admitiera sus errores sobre el COVID-19 se compartieron ampliamente en las redes sociales chinas, a pesar del trabajo de los censores.

“Denme libertad o muerte”, dijo el hombre con gafas a los residentes que miraban a la puerta de un recinto en un apasionado discurso el jueves, según vídeos a los que tuvo acceso Reuters.

“Sólo hay una enfermedad en el mundo y es ser pobre y no tener libertad”, añadió. “Ahora tenemos ambas cosas. Seguimos sufriendo por un poco de frío”.

Más tarde se vio al hombre siendo trasladado hacia un coche de policía por el personal de seguridad, lo que provocó los gritos de enfado de los espectadores.

Las etiquetas relacionadas con el hombre, al que los internautas han llamado “héroe de Chongqing” fueron censurados el viernes. Pero los usuarios individuales siguieron mostrando su apoyo publicando mensajes sutiles o imágenes de dibujos animados de él.

¿ENFOQUES ALTERNATIVOS?

A medida que los confinamientos afectan a más personas, algunos residentes proponen enfoques alternativos para sus comunidades. En Pekín, los residentes de algunos recintos compartieron en WeChat propuestas sobre cómo los vecinos infectados podrían pasar la cuarentena en casa si no mostraban síntomas graves.

No está claro si tales propuestas tendrían éxito.

También circularon por internet avisos que enumeraban las circunstancias en las que los trabajadores sanitarios podían sacar a una persona de su casa, con el objetivo de informar a la gente de sus derechos si pedían ser llevados a un centro de cuarentena.

Louise Loo, economista de Oxford Economics, dijo en una nota que los informes de insatisfacción pública en las provincias con confinamientos parciales o totales han cobrado fuerza, como fue el caso durante el último gran brote en abril, aunque estos “todavía no reflejan una acción colectiva a gran escala”.

“Al igual que antes, esperamos que las autoridades sean capaces de responder con rapidez para frenar el riesgo social de una escalada de protestas, ya sea mediante una combinación de controles de información más severos o con una relajación gradual de las restricciones”, dijo Loo.

Aunque el brote de abril se concentró en Shanghái, esta vez los grupos de casos son numerosos y están muy dispersos.

La ciudad meridional de Cantón y la sudoccidental Chongqing han registrado la mayor parte de los casos, aunque se han notificado cientos de nuevos contagios diarios en ciudades como Pekín, Chengdú, Jinan, Lanzhou, Xi’an y Wuhan.

Cantón, una ciudad del sur de casi 19 millones de habitantes, notificó 7.524 nuevos casos de transmisión local, mientras que Chongqing informó de 6.500 casos.

Pekín informó de 1.860 casos el jueves, mientras que la ciudad norteña de Shijiazhuang vio cuadruplicarse las cifras.

(Información de Martin Quin Pollard y las redacciones de Shanghái y Pekín; escrito por Bernard Orr y Liz Lee; editado en español por Benjamín Mejías Valencia)

Fuente

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button