General

Réplicas y fuertes lluvias dificultan el trabajo de los socorristas del terremoto de Indonesia


Varias personas asisten al funeral de Yuni Rohaini, de 23 años, que falleció por el terremoto en Sukamulya, Cianjur, provincia de Java Occidental, Indonesia. 23 noviembre 2022. REUTERS/Ajeng Dinar Ulfiana

Por Stefanno Sulaiman

CIANJUR, Indonesia, 23 nov (Reuters) – La lluvia torrencial y el peligro de corrimientos de tierra interrumpieron el miércoles las labores de los equipos de rescate indonesios en busca de supervivientes de un terremoto en el que murieron 271 personas.

El sismo del lunes, de 5,6 grados de magnitud, causó grandes daños en la ciudad de Cianjur, en unas montañas situadas a unos 75 kilómetros al sur de la capital, Yakarta. Unas 40 personas siguen desaparecidas.

Los esfuerzos de rescate en un miércoles lluvioso se centraron en Cugenang, uno de los distritos más afectados, donde se cree que al menos un pueblo quedó sepultado por un corrimiento de tierras.

Los helicópteros debían llevar alimentos y agua a dos pueblos a los que no se podía llegar por carretera, dijo Henri Alfiandi, jefe de la agencia de búsqueda y rescate.

Según dijo, las posibilidades de que alguien atrapado en los escombros sobreviviera tres días después del terremoto eran cada vez más escasas, pero que el peligro de que las réplicas provocaran más desprendimientos por las laderas empapadas de lluvia había retrasado a sus equipos.

“Como el terremoto fue bastante fuerte y llovió, temíamos que hubiera desprendimientos, pero ahora hemos continuado el proceso de evacuación”, dijo Henri a Reuters.

Las autoridades estaban trabajando para traer más maquinaria pesada para despejar los desprendimientos. La agencia de mitigación de catástrofes ha enviado a unos 6.000 rescatistas.

Las autoridades dijeron que se habían producido más de 170 réplicas, incluida una de 3,9 grados de magnitud el miércoles por la tarde.

(Reporte adicional de Ananda Teresia y Gayatri Suroyo; escrito por Kate Lamb y Stanley Widianto; editado en español por Carlos Serrano)

Fuente

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button