Commodities y futuros

Ucrania se prepara para un invierno duro mientras Rusia ataca instalaciones eléctricas

5/5

Una mujer pasa por delante de una estatua en la plaza central tras la retirada militar rusa de Jersón, Ucrania, 21 de noviembre de 2022. REUTERS/Murad Sezer

2/5

Por Pavel Polityuk

KIEV, 22 nov (Reuters) – La población de Ucrania se prepara para un invierno con poca o ninguna generación eléctrica en varias zonas, incluida la capital, donde las temperaturas ya han descendido bajo cero, mientras los incesantes ataques rusos han paralizado la capacidad energética del país.

El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, instó a la población a conservar la energía, especialmente en las zonas más afectadas, como Kiev, Vínnytsia en el suroeste, Sumy en el norte y Odesa en el mar Negro.

La respuesta de Moscú a los reveses militares de las últimas semanas ha incluido un aluvión de ataques con misiles contra las instalaciones eléctricas de Ucrania, y Zelenski dijo que la mitad de la capacidad energética del país ha sido eliminada por los cohetes rusos.

“El daño sistemático a nuestro sistema energético por los ataques de los terroristas rusos es tan considerable que toda nuestra gente y las empresas deben ser conscientes y redistribuir su consumo a lo largo del día”, dijo Zelenski en su discurso por vídeo de la noche. “Traten de limitar su consumo personal de electricidad”.

Lo más probable es que millones de ucranianos vivan con apagones —que se producen a diario en todo el país— al menos hasta finales de marzo, según declaró el lunes Serguéi Kovalenko, director de YASNO, que suministra energía a Kiev

Dijo que los trabajadores se apresuran a completar las reparaciones antes de que llegue el frío invernal.

“Abastézcanse de ropa de abrigo, mantas, piensen en opciones que les ayuden a esperar un largo apagón”, dijo Kovalenko. “Es mejor hacerlo ahora que pasar apuros”.

Los ciudadanos de la recientemente liberada ciudad sureña de Jersón, donde Kiev dice que las tropas rusas destruyeron infraestructuras críticas antes de marcharse a principios de este mes, pueden solicitar ser reubicados en zonas donde los problemas de seguridad y calefacción son menos graves.

En un mensaje de Telegram dirigido a los residentes de Jersón —especialmente a los ancianos, las mujeres con niños y los enfermos o discapacitados—, la vice primera ministra Irina Vereshchuk publicó una serie de formas en las que los residentes pueden expresar su interés en marcharse.

“Pueden ser evacuados durante el periodo invernal a regiones más seguras del país”, escribió, haciendo referencia tanto a problemas de seguridad como de infraestructuras.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, dijo que los apagones y los ataques de Rusia a las infraestructuras energéticas son consecuencia de la falta de voluntad de negociación de Kiev, según informó la agencia estatal de noticias TASS a finales de la semana pasada.

El lunes por la noche, el asesor presidencial ucraniano Mijailo Podoliak dijo que Rusia estaba bombardeando Jersón desde el otro lado del río Dniéper, ahora que sus tropas habían huido.

“No hay lógica militar: solo quieren vengarse de los locales”, tuiteó.

Moscú niega haber atacado intencionadamente a los civiles en lo que denomina una “operación militar especial” para librar a Ucrania de supuestos nacionalistas y proteger a las comunidades de habla rusa.

Kiev y Occidente describen las acciones de Rusia como una guerra de agresión no provocada.

BOMBARDEO DE LA CENTRAL NUCLEAR

Los combates continúan en el este tras los movimientos de soldados rusos hacia la región industrial del Dombás desde los alrededores de Jersón, en el sur.

Moscú ha estado reforzando las zonas que aún mantiene en su poder y presionando con una ofensiva propia a lo largo de un tramo de la línea del frente al oeste de la ciudad de Donetsk que controlan sus apoderados desde 2014.

El Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Ucrania dijo el martes que sus tropas repelieron numerosos ataques del ejército ruso en varias zonas de la región de Donetsk.

“El enemigo no deja de bombardear las posiciones de nuestras tropas y los asentamientos cerca de la línea de contacto”, dijo.

“Los ataques siguen dañando infraestructuras críticas y viviendas civiles”.

Rusia y Ucrania se atribuyeron el lunes la culpa de al menos una docena de explosiones en la central nuclear ucraniana de Zaporiyia, que ha estado bajo control ruso desde poco después de que invadiera el país el 24 de febrero, pero que está al otro lado del río Dniéper de las zonas controladas por Kiev.

Ucrania se libró por poco de un desastre durante los combates del fin de semana que sacudieron la central, la mayor de Europa, con una lluvia de proyectiles.

Zelenski instó a los miembros de la OTAN a garantizar la protección contra el “sabotaje ruso” en las instalaciones nucleares.

Los expertos del OIEA recorrieron el lunes las instalaciones, y la agencia dijo que encontraron daños generalizados pero nada que comprometiera los sistemas esenciales de la planta.

Los reactores están apagados, pero existe el riesgo de que el combustible nuclear se sobrecaliente si se interrumpe la alimentación de los sistemas de refrigeración. Los bombardeos han cortado repetidamente las líneas eléctricas.

El Ministerio ruso de Defensa dijo que Ucrania disparó contra las líneas eléctricas que abastecen a la central.

La empresa ucraniana de energía nuclear Energoatom dijo que los militares rusos bombardearon la planta, acusándolos de chantaje nuclear y de acciones que estaban “poniendo en peligro al mundo entero”.

Reuters no pudo verificar de inmediato cuál era la parte responsable.

Los repetidos bombardeos de la central durante la guerra han hecho temer un grave desastre en el país que en 1986 sufrió el peor accidente nuclear del mundo, en Chernóbil.

(Reporte de Oleksandr Kozhukhar y Maria Starkova en Kiev, Lidia Kelly en Melbourne y Ronald Popeski en Winnipeg; redacción de Costas Pitas y Shri Navaratnam; editado en español por Flora Gómez)

Fuente

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button